Si vas a utilizar el texto, en forma total o parcial, o alguna de las imágenes por favor nombrá como fuente este blog. ¡Muchas Gracias!

lunes, 5 de agosto de 2013

12 El viaje

Le dije que iría a sacar unas copias al kiosco, que en un rato estaría de vuelta y le mentí…
Ahora estoy en una estación de trenes, viendo cómo van y vienen, como pasa la gente. Me surge un problema y no sé qué hacer. No sé si regresar, si tomar un tren hacía alguna parte o si tirarme a la vía, sentir el crujir de mis huesos y morir. Sigue sin gustarme la idea de que otra persona cargue con mi muerte. No quiero volver, porque eso implicaría dar muchas explicaciones, cosa que no tengo ganas de hacer. Pero si tomo un tren debería llevar algo de dinero, mis documentos, ropa, esas tonterías malditamente necesarias. Podría ir a casa a buscar mis cosas, pero si voy tendré que decir porque no estoy en el trabajo, además decir a donde iría con la ropa, el dinero y los documentos. Mis tres opciones iniciales son una porquería, debería pensar en algo más. ¿Qué puedo hacer?
Lo más sensato que se me ocurre es ir al trabajo, renunciar, ir a mi casa, tomar mis cosas, decir que me voy de viaje y tomarme el primer tren que salga. A donde quiera que vaya intentaré distraerme y cuando vuelva veré que hacer. Pensamiento tonto si lo hay, pero es lo que quiero.
Ninguna cosa que diga o haga explicaría de manera entendible por qué estoy por hacer esto. Pero al diablo lo que entiendan los demás, armaré mis valijas y me iré de aquí.

No quiero volver a pensarlo porque podría arrepentirme…

12 comentarios:

  1. Ánimo, no siempre lo más sensato es lo acertado. Coge ese tren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés razón Javier! Yo también creo q hay q a veces hay q tomarse un tren para cambiar de aires jeje! Gracias por el comentario =)

      Eliminar
  2. El personaje debe coger el tren y el narrador seguir observando hasta que el personaje encuntre lo que necesita. Si el personaje desea regresar a casa algun día, quién sabe... Pero el narrador debe darle la oportunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, supongo q el personaje debe tener la oportunidad de tomar ese tren, pero mi relato solo cuenta el pensamiento de ese personaje en la estación, intentando decidir si irse o quedarse.
      Gracias por el comentario =)

      Eliminar
  3. Comparto amiga, una situación realmente cercana por vivida...y además, bajo mi humilde opinión, genialmente narrada, un saludo . Comparto !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mikel por comentar y compartir! No sé si este tan bien narrada, hago lo que puedo jeje. Gracias!

      Eliminar
  4. Al leer se comparte el sin salida del personaje y las inquietudes conocidas porque ante situaciones no tan radicales, nos hemos encontrado en la misma encrucijada. Buen relato, cala hondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo q todo el tiempo debemos tomar decisiones, algunas veces son tan pequeñas q no nos damos cuenta q elegimos jeje. Muchas gracias María Eugenia por el comentario!

      Eliminar
  5. Todos hemos querido escapar más de una vez y algunos seguimos queriendo hacerlo a menudo.
    Esas pequeñas decisiones tomadas a diario pueden no representar nada o representarlo todo. No podemos prever el alcance y repercusión de una decisión por pequeña que sea y esa imprevisibilidad casi diría que es lo bueno.
    Hasta el no tomar una decisión ya es una decisión ¿no crees?.
    Me ha gustado Flavia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre las opciones son hacerlo o no hacerlo, si decidimos no hacer nada estamos tomando un camino, y supongo q cada decisión se mide por el cambio q se produce a lo largo del tiempo.
      Juan muchas gracias por tu comentario! Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Flavia, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
    Un gran saludo desde:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    ResponderEliminar