Si vas a utilizar el texto, en forma total o parcial, o alguna de las imágenes por favor nombrá como fuente este blog. ¡Muchas Gracias!

jueves, 21 de enero de 2016

59 Dosis de vida


Había dejado de soñar. Sentía una angustia permanente, de esas que oprimen el pecho, justo en el centro y no te dejan respirar. Ya no le importaba mirar las nubes en el cielo, ni sentir la brisa fría en las mejillas. No pensaba en el sol, menos en la luna. El tiempo era confuso, días, horas, minutos, todo parecía igual. La vida carecía de sentido. Cada palabra traía malos recuerdos, le causaba dolor. A menudo las lágrimas brotaban de sus ojos sin parar; y el llanto quedaba reseco en su rostro. El vacío era el lugar favorito donde posaba su mirada. Podía estar horas así. Inmersa en sus pensamientos. Atrapada en sus deseos truncos. Se sentía disuelta en el mundo.
Encontró una salida prohibida. Abrió una puerta para irse a viajar. Tomaba dosis de una ansiada y efímera alegría. En su cara se veía una placentera sonrisa, que poco a poco se esfumaba para darle paso a la amargura. Esas salidas eran cada vez más continuas, más cortas y más costosas. Su cuerpo le pedía algo más fuerte, pero el llanto siempre volvía. El dolor en el pecho. La opresión. El ardor. La impotencia. El abismo. La caída. 
Decidió embriagarse de alegría ficticia. Decidió cruzar el umbral y no regresar. Cansada de fingir sonrisas, sin el valor de articular las palabras precisas, enloquecida por no poder cumplir con su papel. Cerró los ojos, sintió otra dosis de vida pasar por sus venas y se apagó.

2 comentarios:

  1. En la posmodernidad el hombre ha perdido el rumbo de su vida y se ha dado cuenta de que en realidad no es nada. El antropocentrismo se ha esfumado siendo cambiado por una desesperanza ante la inutilidad de comprender de que va la vida. Lo único que nos queda es esa felicidad ficticia de tu protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Rad. Llegaste a una conclusión muy interesante después de leer la historia, es un análisis sociológico en el que se podría ahondar mucho, pero tus pocas palabras son muy acertadas. Saludos.

      Eliminar